HUMAN

Libro de artista con dibujos de Eva Iglesias Bilbao inspirados en personajes fotografiados por Edu Barbero

con una selección de textos  /  160 págs  /  A5  /  primavera de 2020

HUMAN es un libro de artista. Una serie singular de dibujos realizada por Eva Iglesias Bilbao donde interpreta fotografías de personajes tomadas por Edu Barbero. Una lectura libre en la que prima la intuición y la sugerencia pero encaminada hacia el subjetivo mundo de los sentimientos y emociones. Saca al descubierto mediante un trazo limpio y desnudo una variante emocional diferente en cada retratado. Con recursos como las figuras retóricas visuales e inspirada por las pequeñas historias que le surgen de la contemplación de las instantáneas, compone obras minimalistas teatrales. Tramas visuales reforzadas por la compañía de textos de autores universales seleccionados a conciencia; frases, aforismos y poemas que quizá no expliquen el contenido dibujado pero seguro que ayudan a ampliar la valoración e interpretación del observador. HUMAN es un diálogo entre fotografía, dibujo y palabra. Una conversación donde se establece un intercambio de papeles entre tres partes y las tres se benefician. La síntesis de este hermoso coloquio sería la representación gráfica de fisonomías heterogéneas emocionales y afectivas. Pero HUMAN también es un refugio íntimo. Los trabajos están llevados a cabo durante la primera cuarentena por la pandemia Covid-19 en marzo, abril y mayo de 2020. Qué mejor instrumento como la creatividad para encontrar una vía de escape a una realidad tan angustiosa, tan despiadada, tan distópica. Efectuar un paréntesis para meditar serenamente sobre la circunstancia humana, para conocer, para conocerse. Regresar al núcleo, hacer tabula rasa y observar con tiempo infinito la fragilidad del ser, la desnudez de la incertidumbre. Navegar con inventiva por el blanco de la página. Surcarlo con la quilla del lápiz. Lanzar el ancla de la reflexión. E indagar en lo profundo de las vísceras del SER.

    Las fotografías de gente anónima de Edu Barbero tienen un no sé qué. Me atrapan esas figuras teatrales que representan, quizá exageradamente, su emocionalidad ante situaciones más o menos probables. Me provocan la imaginación y construyo mis propias historias a partir de sus gestos histriónicos. Ya sean de Barcelona, Nápoles o La Habana, actores de una tragicomedia deambulando las calles, a veces me identifico con ellos o reconozco a alguien cercano. Personas que tras la mirada de Edu se convierten en personajes. Una mezcla de lo cotidiano con lo transcendente que logra, a modo de espejo, que vayamos elaborando una idea complementaria de nosotros mismos, de los otros y de nuestra relación con el mundo.

 

    Como de un juego se tratara, he ido sacando de su contexto fotográfico a esos “humanos” y colocándolos en mi propio universo imaginativo, no sé hasta qué punto alterado por el confinamiento de la pandemia. Dicho aislamiento me llevó a la reflexión sobre nuestra condición como especie y a interrogarme sobre qué lugar ocupamos en el mundo. A pesar de las obvias diferencias entre unos y otros y de la asimetría existente, encontramos únicamente homogeneidad en lo efímero de nuestra existencia, en el destino final común. Todos mortales, todos iguales.

 

    En este ameno proyecto, pero no por ello menos hondo y meditado, me he tomado diversas licencias con el lenguaje visual construyendo metáforas “humanoides”, transformando seres reales en otros seres imposibles que huyen de la existencia o se aferran a ella fabulando ensoñaciones. En su calidad de comediantes, estos retratos me han recordado pensamientos, versos y ocurrencias de personajes ya consagrados que han dejado escrito su legado para poder apropiarnos de él si se precisa. Y ese ha sido el caso, según he ido dibujando iba buscando esos textos que me venían a la mente que ya otros concibieron y por los que algunos, consiguieron así su pedacito de eternidad.

 

 

Eva Iglesias Bilbao

Cóbreces, verano de 2020